La historia del café, cómo empezó todo

PASIÓN POR EL CAFÉ DE ESPECIALIDAD

La historia del café, cómo empezó todo

30/01/2018 Saber Más Sobre Kfés 0
historia del café
Comparte Kfés

La historia del café o Buen café, una casualidad que nos ha traído buenos momentos.

En los comienzos de Kfés Sabor Úniko nos preguntamos por algo tan sencillo como la historia del café, ya que no entendíamos como a alguien se le ocurrió probar la fruta del café o crear una bebida de café. Pues os lo contamos en este post Kfeteros.

¿Alguna vez os habéis preguntado cómo a alguien se le ocurrió probar una cebolla, lo que ahora es un esencial en la cocina, o una patata? Pues lo mismo nos pasó a nosotros con el descubrimiento de la bebida de café.

Corría el año 400 después de Cristo y en Abisinia, lo que hoy es Etiopía, un pastor que estaba con sus cabras en el monte empezó a notar que en determinadas zonas sus cabras se mostraban realmente más alteradas de lo habitual. Se fijó que en esas zonas las cabras comían el cafeto, unos frutos rojos que crecían en unos arbustos. Entonces Kaldi, que así se llamaba el pastor, lo probó el mismo y esa noche curiosamente no pudo dormir, tenia unas sensación extraña. Y así comenzó la historia del café.

historia del café

Historia del café: Kaldi, acababa de descubrir el café en grano verde.

Kaldi se dirigió entonces a un monasterio para contarle al Imman lo qué había sucedido con esos granos. Pero su asombro fue que los monjes al probarlo lo escupieron, estaba amargo y su sabor no era nada agradable. Hasta tal punto les disgustó, que cogieron todos los granos y los tiraron a un fuego cercano.

Ese monje desairado estaba a punto, sin saberlo, de tostar café.

Curiosamente, otro monje que observo todo lo ocurrido, se dio cuenta de que de aquella hoguera salía un olor muy agradable y que los granos se habían tostado. Tras sacarlos del fuego, prepararon una infusión con ese grano tostado que tan bien olía. Entonces comprendieron que aquel brebaje era algo especial, intenso, un poco amigo y algo delicioso.

A partir de ese momento, se empezó a tomar café infusionado. A parte de un agradable sabor, los monjes se daban cuenta de que si lo tomaban se mantenían más despiertos, y eran capaces de mantenerse más atentos para rezar.

Y así fue como el consumo de café se extendió por toda Etiopía, muy rápidamente por Yemen y Arabia. Su consumo se popularizó ayudado en gran medida por el Islam y la prohibición del consumo de alcohol.

Y esa es la historia de cómo a alguien se le ocurrió crear la bebida del café. Como las mejores historias, están basadas en la casualidad.

¿Tu que opinas? Cuéntanoslo en los comentarios.

Saludos Kfeteros

Comparte Kfés

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *